lunes, 14 de julio de 2014

Tengo una carta para ti



Navidad del año 2011
Querida yo del futuro:
Hoy es veinticinco de diciembre, y se me ha ocurrido escribirte esta carta. Lo hago por
un motivo muy especial, ya que cuando la leas ya serás mayor, y lo más probable es que el mundo
haya cambiado, y que te hayas olvidado de mi, y yo no quiero que eso ocurra, ¿sabes?, porque tú
para mí eres importante , eres mi futuro, y creo que yo también soy importante para ti , porque en
este momento en que te estoy escribiendo estas lineas soy tu
presente, pero cuando leas esta carta
seré tu pasado, y como no sé si recordarás todo lo que hemos vivido juntas... bueno ,pues también
quiero que recuerdes qué es lo que he sentido estos últimos días , que es lo que me ha llevado a
escribirte, así que co
mienzo con los hechos:
  • Diez de diciembre: hoy mamá , papá y yo nos hemos ido a vivir a casa de los abuelos , pero no de vacaciones ¿eh?, sino a vivir , que no es lo mismo. Mamá me ha dicho que nos hemos ido del piso porque en casa de los abuelos íbamos a ser más felices que en la nuestra, pero yo sé que eso es mentira, porque he oído a mamá llorar en su habitación, y si fuera por lo que ella me ha dicho no hubiera llorado. Antes de irnos de casa nos han venido a visitar unos hombres muy raros, iban vestidos de traje y corbata, como esos de la película de “Los hombres de negro”, si, en la que aparece Will Smith . Papá me ha dicho que esos hombres eran del banco, del banco de dinero , claro. Cuando salíamos de casa le pregunté a papá que por qué nos teníamos que ir, y él me respondió que era porque los señores del banco de dinero se tenían que quedar con nuestra casa, por no sé que de una hipoteca y de un desahucio . Yo en ese momento no entendí nada , y la verdad es que ahora tampoco, a ver, ¿por qué se tienen que quedar los señores del banco de dinero con nuestra casa?, ¿qué es , que no les llega con todo el dinero que tienen para comprarse una ellos? En fin , estas cosas de mayores no hay quien las entienda. Pero yo tenía razón, y mamá no me ha dicho la verdad.
 
  • Quince de diciembre: hoy les he escrito la carta a los Reyes Magos . Les he contado muchísimas cosas, y es que hacía un montón de tiempo que no hablaba con ellos, ya ves, desde el año pasado. En ella les decía que este año he sido muy muy muy buena y , ¿sabes que?, este año no he pedido ningún juguete para mi . Este año, lo que les he pedido a los Reyes Magos es un trabajo para papá y mamá , que desde que no tienen uno están muy tristes y se enfadan mucho. Mientras les escribía la carta a los Reyes Magos, el abuelo y la abuela estaban sentados los dos juntos en el sofá , viendo uno de esos documentales de la dos, y parecían muy felices. Me pareció raro, ya que ni el abuelo , ni la abuela tienen trabajo , porque son muy mayores y están jubilados, pero son felices. Entonces me pregunté si mamá y papá serían más felices si vieran juntos los documentales de la dos.
  • Veinte de diciembre: nada más despertarme me he dado cuenta de que hoy hace diez días que mamá , papá y yo vivimos en casa de los abuelos . En el cole nos han dado las notas, y la profe le ha dicho a mamá que me he portado muy bien y he sacado muy buenas notas.
  • Veintidós de diciembre: hoy fue el sorteo de la lotería, “otro año más sin tocarnos un duro” como dice el abuelo. Mi familia , como tantas otras , juega a la lotería todos los años y aunque nunca les toca nada , ellos siguen jugando, por si a los niños del sorteo les da la gana alguna vez de sacar alguno de los números que tenemos nosotros. A la hora de comer salió una noticia sobre las personas a las que les había tocado la lotería. En ese momento yo le pregunté a mamá si , habiéndonos tocado la lotería, hubiéramos podido volver a nuestra casa, y ella me respondió que seguramente no, y que probablemente viviésemos aquí siempre. La siguiente noticia iba sobre unas personas que también habían sido visitadas por los señores del banco de dinero. Esa misma tarde la abuela y yo fuimos a la compra . A la entrada del supermercado había una señora pidiendo, con un cartel en la mano ,en el que decía que no tenia trabajo, ni casa , ni dinero con que alimentar a sus hijos, y era verdad, ya que en el cuenco de las monedas la gente le había echado muy poco dinero. Lo primero que se me ocurrió en ese momento fue que la señora tendría que dejar de vestirse como se viste, y empezar a vestirse como los señores del banco de dinero, así la gente le daría más dinero ,e incluso sus casas.
Esto ha sido todo lo que ha ocurrido en estos días , y todo lo que yo he sentido. Espero que con esta carta puedas recordar todo bien para no olvidarte de nada. Además te voy a pedir un favor muy grande, enorme , ¿ cuándo seas mayor , y estés leyendo esta carta , podrías responder a todas las preguntas que te he escrito?, es que son cosas que todavía no entiendo muy bien. Como se que lo vas a hacer , gracias, y hasta pronto.

4 comentarios:

  1. ¡¡Qué bonito!! :') Es muy románico.

    Un abraaaazo :) Te sigo ^.^

    paisajesyfotografias.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias¡¡¡ Seguiré viendo tus fotos. Besitos ;)

      Eliminar
  2. Qué bonito, linda entrada. Te sigo :)

    ResponderEliminar